La investigación de la UB tiene una cita ineludible con la Fiesta de la Ciencia

La V Fiesta de la Ciencia de la Universidad de Barcelona tendrá lugar el próximo viernes, 17 de mayo, por la mañana, en el Edificio Histórico de la UB. El certamen llega a su quinta edición consolidado como una cita ineludible para la ciudadanía que quiere conocer, de primera mano, toda la investigación que se lleva a cabo en la UB.

Este año se programen medio centenar de talleres con el objetivo de potenciar el interés social por la ciencia, fomentar la cultura científica y contribuir a despertar vocaciones entre las personas asistentes. La Fiesta está abierta al público general y es de libre acceso. Las escuelas e institutos deben inscribirse para asistir y se prevé una asistencia de más de 1.500 alumnos de primaria y secundaria.

Marga Becerra, responsable de la Unidad de Cultura Científica e Innovación de la Universidad de Barcelona e impulsora de la Fiesta, está convencida de que «la cultura, entendida en términos más generales, muchas veces excluye la ciencia». La Fiesta quiere luchar contra ello: «Defendemos que todo el mundo debe tener un mínimo de cultura científica, independientemente de a lo que se dedique, porque es muy importante para su vida. Sin cultura científica no se pueden tomar decisiones basadas en el conocimiento».

Una invitación a la ciencia para fomentar vocaciones entre los más jóvenes

Los talleres, que son eminentemente divulgativos y lúdicos, están dinamizados por investigadores de todas las áreas del conocimiento, por lo que las temáticas son muy diversas y la Fiesta no descuida ninguna disciplina.

Los participantes descubrirán, por ejemplo, que la fonética forense se puede utilizar para averiguar quién es el autor de un crimen, o que gracias a la arqueoacústica es posible saber cómo sonaban los instrumentos musicales antiguos e, incluso, fabricar uno.

También habrá oportunidad de averiguar las aplicaciones que puede tener la investigación en células madre, o de comprender el concepto de cultivo neuronal, una herramienta muy interesante para físicos y biólogos que ayuda a entender el funcionamiento del cerebro y su deterioro a causa de enfermedades.

Asimismo, los asistentes podrán hacer una primera incursión en el campo de la nanotecnología y conocer las implicaciones de trabajar en la escala nano (entre 1 y 100 nm). A partir de productos nanotecnológicos comerciales (camisetas, cremas), comprobarán que los componentes nano generan en los objetos unas propiedades y aplicaciones hasta ahora desconocidas.

Estos son solo algunos ejemplos de las actividades que propone la Fiesta, pero hay muchos más: entre otras opciones, se puede hacer un test para poner a prueba los conocimientos jurídicos, fabricar una maqueta de la Tierra vista por dentro, aprender cómo funciona la investigación arqueológica, descubrir el fundamento físico y el entramado matemático que hay tras las pompas de jabón, o someterse a pruebas de evaluación neuropsicológica sobre el funcionamiento del cerebro.

Además de todos los talleres, la Fiesta incluye tres exposiciones:

Los visitantes podrán ver la muestra «Quan no n’hi ha prou per repartir. Pensar matemàticament», que explica cómo se usan las matemáticas para afrontar problemas de distribución de recursos. La exposición forma parte del proyecto de la FECYT «Estrategia, cooperación y justicia: matemáticas para la sociedad» (ECOJUST), cuyo propósito es dar a conocer de manera clara, sencilla y divulgativa, pero a la vez rigurosa, diversas aplicaciones de las matemáticas a la resolución de problemas sociales. Para ilustrar cómo reparte la sociedad los beneficios y las obligaciones, la muestra abordará algunos casos concretos: ¿Cómo se asignan las plazas de una guardería o de una residencia? ¿Cómo se determina el impuesto sobre la renta? ¿Dónde se sitúan un vertedero o una depuradora, y cómo se compensa ese agravio? ¿O a quién se asigna el único riñón disponible para un trasplante?

Por otra parte, en el vestíbulo del Edificio Histórico se expondrán algunas de las obras presentadas en la gala final del proyecto de divulgación científica NeuroArte, que quiere acercar al público escolar el funcionamiento del sistema nervioso humano e invita a los centros educativos a crear representaciones artísticas del sistema nervioso, tanto de su estructura, como de las funciones o la plasticidad. En la edición de este año participaron diecinueve centros y casi un millar de alumnos.

También se podrá visitar la exposición «Women of mathematics throughout Europe», cuyo objetivo es ofrecer una visión del mundo de las matemáticas a través de fotografías (de Noel Tovia Matoff) y extractos de entrevistas (de Sylvie Paycha y Sara Azzali) a trece matemáticas de toda Europa. Con ello, la muestra se propone visibilizar el papel de las mujeres matemáticas y ofrecer referentes femeninos —a menudo poco presentes— a las nuevas generaciones.

La Fiesta está organizada por la UCC+i de la UB y tiene el apoyo de tres empresas colaboradoras: Alpino, PanReac AppliChem y Staedtler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *