Nuevo administrador asume Canal de Panamá entre guerra comercial y escasez de agua

AFP- El Canal de Panamá estrenó este jueves un nuevo administrador, en medio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y una creciente escasez de agua, que comprometen una ruta por la que pasa el 5% del comercio marítimo mundial.

El exministro panameño de economía, Ricaurte Vásquez, sustituyó a Jorge Quijano, en un acto celebrado en el edificio de la Administración del Canal, antigua zona bajo control estadounidense hasta 1999.

“A unos meses de cumplir 20 años de la transferencia del Canal a la administración panameña enfrentamos un mundo diferente al de aquel momento. En lugar de globalizacion hoy resurge el proteccionismo”, dijo Vásquez durante su discurso.

Además, “las corrientes de comercio se desplazan por rutas diferentes, la instantaneidad ha remplazado a la previsibilidad y las guerras por los mercados marcan lo cotidiano”, añadió.

Vásquez asume su cargo en plena guerra comercial entre Estados Unidos y China, lo que ha provocado que el Canal haya dejado de recibir este año unos 30 millones de dólares.

El enfrentamiento entre Washington y Pekín ha provocado que Japón supere a China como segundo usuario de la vía, cuyo principal cliente sigue siendo Estados Unidos.

El desplazamiento del gigante asiático se produce por el aumento en el tráfico de gas licuado de petróleo y gas natural licuado de Estados Unidos a Japón, y la reducción sustancial en las ventas de estos mismos productos de Estados Unidos a China.

“Esta nueva realidad global en la cual el Canal está inmerso exige una redefinición de nuestro negocio y, por ello, la necesidad de adaptarnos”, indicó Vásquez.

Pero “si la guerra comercial se agudiza los flujos de productos podrían bajar y eso hace que menos mercancía pase por el Canal, bajando así la recaudación” por el tránsito de buques, advirtió a la AFP el exvicecanciller, Luis Miguel Hincapié

Sin embargo, el Canal cerrará su año fiscal el próximo 30 de septiembre con un récord de ingresos por peajes (2.525 millones de dólares) y de carga transitada (entre 460 y 463 millones de toneladas).

Vásquez también enfrentará el problema de la escasez de agua durante la época seca, lo que provoca en ocasiones restricciones del paso de barcos de alto calado.

Esta circunstancia ha encendido las alarmas de los gestores del Canal, que han advertido de la necesidad de construir nuevos embalses para evitar que el tráfico marítimo se vea mermado hacia el 2024.

Producto del cambio climático, el Canal tuvo entre diciembre y mayo el peor aporte neto de metros cúbicos de agua en sus 105 años de historia.

“La adecuada conservación de la cuenca del Canal sigue siendo una prioridad” porque los lagos Gatún y Alajuela, de cuya agua se nutre la vía, “no dan más ante la creciente demanda del tráfico y del consumo humano”, señaló el administrador saliente, Jorge Quijano.

Vásquez deberá hacer frente a “desafíos grandes” como “asegurar el suministro de agua para el funcionamiento de la vía acuática”, dijo a la AFP Carlos Guevara-Mann, profesor de Relaciones Internacionales de la Florida State University en su sede panameña.

“El cambio climático, la deforestación y el aumento poblacional han reducido la disponibilidad de agua y hay que revertir esa tendencia”, aseveró Guevara-Mann.

El Canal fue ampliado en 2016 para que barcos de hasta 15.000 contenedores atraviesen sus 80 kilómetros. Principalmente da servicio a las rutas que van desde Asia (China, Japón y Corea del Sur) a la costa este estadounidense.

Por sus aguas han pasado más de un millón de embarcaciones desde su inauguración por Estados Unidos en 1914

Desde que pasó a manos panameñas en 1999, el Canal ha aportado al tesoro nacional unos 15.000 millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *