La Inteligencia Artificial en Europa y los Desafíos de Cataluña

Un plan de consolidación y expansión por desarrollar, desde Barcelona

Hace algunos días me llegó el último informe de Acció y la Secretaría de Políticas Digitales sobre la “Inteligencia Artificial en Cataluña” y empecé a investigar sobre las políticas europeas al respecto, su impacto en la vida cotidiana y el derrotero que sigue en la economía global.

Para el caso de catalán, por ejemplo, según el informe, existen 179 empresas que trabajan esta temática en todo Cataluña. “No hay duda de que la inteligencia artificial es una de las tecnologías que más impacto puede generar tanto en la vida cotidiana de los ciudadanos como en el tejido económico y empresarial”.

La inteligencia artificial (IA) se reconoce como la congregación de sistemas de computación que, a través de algoritmos y una gestión eficiente de la Big Data, es capaz de realizar diversos análisis preliminares y procesamiento de información específica. Estos sistemas aprenden de la información encontrada; así como de la experiencia particular; identifican patrones y toman decisiones con una mínima participación de las personas. Al final, lo que se obtiene es un análisis detallado y pormenorizado del entorno estudiado, produciendo aprendizajes, entregables y actuación de acuerdo a los objetivos del proceso desarrollado.

Debido a que esta tecnología ya forma parte del día a día de los diversos procesos productivos (Es cierto que aún no del todo generalizado) la apuesta es que, dentro de pocos años, todas las actividades productivas y humanas tendrán una fuerte dependencia con la IA. ¿Qué estamos haciendo para ello? ¿Qué hace la academia al respecto? ¿Cómo se están preparando los gobiernos? ¿Qué conoce la ciudadanía en general? De eso trataremos en este artículo.

Estamos seguros que el hecho de dotar a los diversos softwares (aplicaciones) y hardwares (máquinas) de algunas capacidades cognitivas que son exclusivas de los seres humanos, facilitará la toma de decisiones automatizada con una alta precisión y velocidad. Todo ello como producto de una inteligencia basada en la recopilación de datos y las capacidades de aprendizaje.

Los avances en el mundo

Si bien es cierto, los principales hubs de esta tecnología se encuentran en Silicon Valley, Boston y Nueva York, grandes ciudades ubicadas en Estados Unidos; como también en Londres y Tel Aviv en Europa; así como en las importantes ciudades chinas de Pekín y Shenzen en Asia; en España, Barcelona lleva el liderazgo. En Barcelona hay un importante avance en investigación y desarrollo de IA. Aun no dentro de los límites de las ciudades y Estados mencionadas, pero acercándose a ello por su ecosistema innovador que viene implementado. Su plan es bastante ambicioso. Y acaba de generar una política pública importante para seguir creciendo.

Sin embargo, aún se tiene que lidiar con la desconfianza mayoritaria en este importante asunto tecnológico. Europa mismo no está al nivel de Norteamérica y Asia, por estas condiciones básicas que encierra una confianza poco generalizada. Pero, aún así, lo viene dinamizando a través de las nuevas políticas tecnológicas de la Comisión Europea. Según narra el informe, “la tendencia al alza en la adopción de la Industria 4.0 en los países europeos ha tenido un impacto positivo directo en mejorar y aumentar la tasa de adopción de IA en la región. Sin embargo, la falta de confianza en esta tecnología ha sido un factor decisivo para obstaculizar la adopción a gran escala de IA en el continente. Se espera que esta tendencia cambie, lo que hará que aumente la tasa de adopción de IA”. A continuación, pueden apreciar un mapa que grafica la presencia de las regiones en el mundo con el mayor número de startups de IA

Fuente:Accio

La IA en Europa

El pasado febrero del presente año, el Parlamento Europeo, emitió un informe para la implementación de una política industrial global europea en materia de inteligencia artificial y robótica (2018/2088(INI)). Dicho documento recoge las aspiraciones y un plan estratégico de Europa para diseñar y desarrollar acciones concretas, entre sus Estados miembros, hacia el nuevo liderazgo europeo en IA y Robótica. No desconoce la importancia de las alianzas internacionales sobre ello, con aquellos países fuera de la Unión que tengan un nivel avanzado mayor, sino más bien, lo promueve.

Subraya que la automatización unida a la inteligencia artificial aumentará la productividad y con ella la producción; señalando que, al igual que en anteriores revoluciones tecnológicas, se sustituirán algunos puestos de trabajo, pero también se crearán otros nuevos que transformarán nuestras vidas y prácticas profesionales. Afirma, en este informe, que un mayor uso de la robótica y la inteligencia artificial también debe reducir la exposición de los seres humanos a condiciones perjudiciales y peligrosas, así como contribuir a crear más puestos de trabajo de calidad y dignos y, en consecuencia, a mejorar la productividad.

Es por ello que insta a los Estados miembros a que se centren en la reconversión de los trabajadores de las industrias más afectadas por la automatización de las tareas; recomendando que los nuevos programas educativos deben centrarse en el desarrollo de las capacidades de los trabajadores para que éstos puedan aprovechar las oportunidades de empleo que ofrecen los nuevos puestos de trabajo creados por la inteligencia artificial. En ese sentido, apoya el desarrollo de programas de alfabetización digital en los centros escolares y el establecimiento de prioridades en materia de aprendizaje y formación profesional para ayudar a los trabajadores a adaptarse a los cambios tecnológicos. Este será un asunto central los próximos años. Aquí las alianzas con las universidades y centros de estudios especializados son una necesidad estratégica.

Hace una importante recomendación a los Estados miembros, así como a los agentes del sector privado, para que determinen los riesgos y elaboren estrategias con la finalidad de garantizar la puesta a punto de los programas de reconversión y reciclaje profesional pertinentes. Destaca, por ello, que las propias empresas han de invertir en la formación y el reciclaje profesional de la mano de obra existente para responder a sus futuras nuevas necesidades. El desarrollo de la IA y la robótica en la Unión tendrán una gran incidencia en las relaciones laborales. Se estima que esa incidencia debe abordarse de manera equilibrada para promover la reindustrialización y permitir que también los trabajadores se beneficien del incremento de la productividad.

La IA en Cataluña

En Cataluña esta decisión europea por relanzar IA en los Estados miembros, ya está teniendo un efecto inmediato con la puesta en marcha de Catalonia.ai , una ambiciosa estrategia y política pública destinada a fortalecer lo avanzado y dinamizar con mayor celeridad y productividad la gestación de investigación y desarrollo en estos importantes temas de futuro inmediato. Ya se han identificado 179 empresas que trabajan con la IA en Cataluña y se esperan mucho más los siguientes años. Según información recogida en el informe, entre todas ellas facturan, actualmente, 1.358 millones de euros y emplean a 8.483 trabajadores. Los principales segmentos donde operan son en el desarrollo de algoritmos, software o dispositivos; la consultoría y la provisión de servicios.

Se trata de un sector formado mayoritariamente por pymes (92%), donde algo más de la cuarta parte son exportadoras (27%). En cualquier caso, se trata de un sector eminentemente emprendedor, formado en un 63% por startups y donde el 71,5% de las compañías tienen menos de 10 años de vida.

Este ecosistema se alimenta también de un entorno potente de investigación con infraestructuras como el Barcelona Supercomputing Centre o la amplia red de centros tecnológicos del país; que incluye entidades como el Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial o el Centro de Visión por Computador. Lo que se viene gestando en Cataluña es un entorno ambicioso para empezar a formar parte de las “grandes ligas” globales de Inteligencia Artificial.

Para formar parte de las grandes hubs del mundo en Inteligencia Artificial, nace la Estrategia Catalonia. ai

Megatendecias en IA frente a los ODS 2030

La sostenibilidad está fuertemente vinculada a este proceso de IA. Ya existen una categorización de startups y proyectos, en el mundo de las innovaciones tecnológicas, que se aglutinan con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de Naciones Unidas. Por ejemplo, los tres primeros ODS como Pobreza, Hambre Cero y Educación de Calidad tienen algunos de los más importantes proyectos de IA, ubicados en Cataluña.

Sin pobreza

IA para evitar sesgos marginales.

IA accesible para emprendedores con pocos recursos

Detección de pobreza a través de la IA.

 

Hambre Cero / Buena Salud y Bienestar

IA para mejores tratamientos y diagnósticos.

IA para predicción y prevención de enfermedades.

Optimización de la distribución de alimentos.

Detección precoz de enfermedades.

 

Educación de Calidad

Acceso a la educación y educación complementaria.

Maximización de resultados escolares.

Productividad del personal docente y administrativo.

Detección de estrés en estudiantes y docentes

 

De la misma manera podemos encontrar un sinnúmero de innovaciones en IA para los 14 Objetivos de Desarrollo restante. Ello nos indica que hay una fuerte correlación entre ambos crecimientos. Tanto la tecnología como los procesos de sostenibilidad van de la mano y está proponiendo soluciones importantes para una mejora en la calidad de vida de las personas.

 

La estrategia futura

Una de las prioridades del gobierno catalán es impulsar la IA con el objetivo de apoyar el despliegue de esta tecnología y hacer de Cataluña un centro de innovación y liderazgo para atraer talento y empresas en el campo de la inteligencia artificial.

Con ese fin, el gobierno está promoviendo la estrategia Catalonia.ai, que implicará una serie de acciones para apoyar el despliegue del ecosistema de IA en Cataluña y proporcionar liderazgo en términos de conocimiento, investigación basada en IA, aplicaciones y soluciones con miras a fomentar el crecimiento económico y mejorar la vida de las personas.

Los sectores a priorizarse son la salud, la movilidad, la sostenibilidad, la economía productiva, la agroalimentación y los servicios públicos. Todo esto se implementará con un plan de acción basado en las siguientes áreas: ecosistema, investigación e innovación, talento, infraestructura y datos, adopción de IA; así como ética y sociedad.

Esta estrategia conducirá a la construcción de un ecosistema de inteligencia artificial con el objetivo de desarrollar un sector de clase mundial. El ecosistema de Catalonia.ai estará formado por la comunidad científica y académica, las empresas de nueva creación y las empresas del sector, instituciones financieras, incubadoras y aceleradores, instituciones gubernamentales y la sociedad civil.

Su objetivo es posicionar a Cataluña y Barcelona como motores de IA en Europa y en el mundo, promover el ecosistema catalán de IA, alentar la adopción de IA por parte de organizaciones públicas y privadas, y educar a los ciudadanos sobre los beneficios de la IA.

 

Desafíos Sectoriales

El panorama industrial actual ya tiene entonces un nuevo desafío. Este delicado equilibrio entre los propietarios y los trabajadores podría verse complicado de no tenerse una estrategia clara de los sectores productivos para implementar acciones correctoras. Se estima y se recomienda que la aplicación de la inteligencia artificial en la industria debe avanzar en el marco de una amplia consulta con los interlocutores sociales, ya que el posible cambio en el número de personas que trabajan en el sector requiere políticas proactivas que ayuden a los trabajadores a adaptarse a las nuevas demandas y garantizar que los beneficios sean ampliamente compartidos. Para ello va a ser necesario reconsiderar y rediseñar las políticas del mercado de trabajo, los regímenes de seguridad social y, ciertamente, la fiscalidad. Estos temas, serán parte las principales preocupaciones de los Estados y las regiones como Cataluña que ya viene demostrando una alta efectividad al respecto.

Para la academia, por su parte, su sector de Investigación y Desarrollo tiene la oportunidad de acelerarse aún más. Ya hay importantes subvenciones y financiamientos europeos, en el macro del RIS3CAT y otros programas con fondos diversos que han puesto foco en ello. Habrá una alta competencia entre los Estados miembros que desafiará a las universidades, centros de estudios especializados y startups a estar siempre atentos y prestos a desarrollar más investigación para proponer entregables y aplicativos innovadores que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos.

La infraestructura tecnológica como el 5G y la gobernanza de los datos son otros aspectos que no deben descuidarse. Recuérdese que la disponibilidad de datos de calidad es esencial para la competitividad real del sector de la inteligencia artificial y por ello, las autoridades públicas deben garantizar la producción, el intercambio y la gobernanza de los datos para convertirlos en un bien común. Este tema, también será central.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *