Irán: EE. UU. es incapaz de formar una coalición en el Golfo Pérsico

DW-Los aliados de Estados Unidos tienen «vergüenza» de acompañarlos a crear una coalición internacional para vigilar el Golfo Pérsico, afirmó el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohemad Javad Zarif.

«Hoy EE. UU. está aislado en el mundo, incluso en áreas en las que para los demás tiene un papel de superpotencia, como el área militar, no puede crear una coalición», dijo el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, durante una conferencia de prensa en Teherán.

El jefe de la diplomacia iraní, recientemente sancionado por Washington, insistió en que los «países amigos» de EE. UU., aunque mantengan sus buenas relaciones con el Gobierno estadounidense, «tienen vergüenza de que su nombre esté en una lista» con ese país.

Debido a los incidentes registrados en el golfo Pérsico desde mayo pasado, y en el marco de su política de «máxima presión» contra Irán, EE. UU. está intentando crear una coalición con otros países para proteger la zona, pero gran parte de los consultados no se han mostrado proclives a participar en ella.

«Nosotros somos los responsables de la seguridad de esta región, siempre hemos protegido el golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz», aseveró Zarif, quien apuntó con sorna que por eso se llama Pérsico y no golfo de México.

Al respecto, el ministro también advirtió de que Irán ya «no va a ignorar» las infracciones en el golfo Pérsico, en alusión a la captura del petrolero de bandera británica «Stena Impero» por incumplir las normas de navegación y a las detenciones de cargueros por transportar combustible de contrabando.

Sobre la detención del «Stena Impero», que Londres considera ilegal, negó que su captura se debiera a la detención del petrolero iraní «Grace 1» en Gibraltar a principios de julio.

«No es reciprocidad, nuestra medida es no ignorar las violaciones», insistió Zarif, quien acusó al Reino Unido de «piratería» en la detención del «Grace 1».

No obstante, señaló que el Reino Unido, al capturar una carga de petróleo de cuyos ingresos depende la economía iraní, se ha convertido en «cómplice del terrorismo económico de EE. UU.», lo que -agregó- «tiene consecuencias».

EE. UU. volvió a imponer sanciones a Irán el año pasado, tras retirarse de modo unilateral del acuerdo nuclear de 2015 firmado entre Teherán y seis grandes potencias, entre ellas el Reino Unido.

El refuerzo de las sanciones al sector petrolero el pasado mayo fue el detonante de una escalada de la tensión en el golfo Pérsico, donde se han producido ataques a petroleros y busques cisterna y derribos de drones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *