¿Cómo Austria está reestructurando sus redes eléctricas para cumplir los objetivos de ODS 7?

Por: Kalina Vankova

Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos

De esto se trata el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7 (ODS 7) adoptado por las Naciones Unidas en 2015. Aunque se están presenciando historias de éxito, incluyendo un impresionante crecimiento en el acceso a la electricidad[1] y la reducción de las emisiones de gas por las mejoras en la intensidad energética[2], se espera que la demanda mundial de energía aumente en casi un 25% para 2040.[3] Incluso las redes de energía actuales de energías no renovables no están diseñadas para tal aumento de la demanda energética. La participación de las energías renovables en el consumo final de energía aumentó modestamente, de 17.3% en 2014 a 17.5% en 2015.[4] El progreso general en el objetivo de ODS 7.3 de duplicar la tasa global de mejora en la eficiencia energética sigue siendo demasiado lento para cumplir los objetivos globales.

En otras palabras, lograr el ODS 7 para 2030 requerirá algunas acciones muy ambiciosas y duraderas.

¿Cómo está Austria en esta carrera acelerada de sostenibilidad? En 2018 su desempeño fue calificado con 89.1 en comparación con el líder de Islandia con 98.9. Para el período 1990-2016, el acceso a la electricidad ha aumentado del 82% a casi el 100%. El seguimiento de parámetros adicionales indica que la participación de energía renovable en el consumo final total de energía 1990 – 2015 también ha aumentado en un 10% para alcanzar el 34%.[5] La eficiencia energética general mejoró en un 20% entre 2000 y 2016.[6] Esto es importante porque la energía asequible y limpia depende principalmente de la eficiencia. Y aquí es donde entran en juego las “smart grids”.

Smart grids son redes de energía inteligentes que conectan a todos los jugadores en el sistema de energía a través de una red de comunicación. En este sistema flexible y descentralizado, los consumidores se convierten simultáneamente en productores. Los proveedores “ecológicos” suelen ser más baratos. A diferencia de la energía nuclear y del carbón, las redes inteligentes que utilizan el viento, el sol y la biomasa también son inagotables, mantienen el equilibrio en la naturaleza y contribuyen de manera efectiva a la reducción de las emisiones de CO². Además, poner la red en acción fortalece la economía regional al proporcionar una gran cantidad de empleos, expandir el mercado de energía y hacer que los ingresos de la energía de producción propia se conviertan en un posible objetivo incluso para los hogares pequeños.[7]

Desde 1999, la legislatura austriaca permite a los proveedores privados que generan su electricidad a partir de fuentes renovables suministrar directamente a sus clientes.[8] Para los grandes operadores de energía renovable, las redes de distribución inteligente, la gestión de la energía y las herramientas de consultoría de redes inteligentes se están convirtiendo en áreas centrales de investigación y desarrollo. Siemens, por ejemplo, está suministrando a las compañías de energía en Austria tecnología de medición inteligente, un elemento clave en el cambio del país a las fuentes de energía renovables.[9]

El Ministerio Federal de Transporte, Innovación y Tecnología de Austria está patrocinando proyectos como el programa Sistemas del Futuro de la Energía y el programa de Investigación en Energía del Fondo para el Clima y la Energía. Junto con los operadores de la red eléctrica y las empresas de tecnología, están surgiendo varias regiones pioneras. El proveedor de energía e infraestructura Salzburg AG, por ejemplo, promovió dos proyectos ElectroDrive y Smart Grids. Ellos son prácticamente inseparables, ya que los vehículos eléctricos sirven de almacenamiento de energía.[10]

Una desventaja de las energías renovables por ahora son las grandes fluctuaciones en la red eléctrica. Sin embargo, lo que representa un desafío para el operador de red es una oportunidad para que las empresas innovadoras prueben nuevos mercados y generen ingresos adicionales. El mayor proveedor de electricidad de Austria, Verbund AG, ha desarrollado una solución basada en la demanda y respuesta llamada Verbund-Power-Pool. Con este producto innovador, Verbund brinda a los clientes industriales y proveedores de electricidad verde con un potencial de flexibilidad utilizable, acceso al mercado energético. Power Pool conecta a las empresas con una planta de energía y, si la inestabilidad amenaza la red, sus flexibilidades se ponen en uso, lo que mantiene la red eléctrica en equilibrio.[11]

Blockchain se considera una tecnología clave en el área de los sistemas de energía digitalizados. Rocky Mountain Institute (RMI) y la startup austriaca Grid Singularity se asocian para llevar blockchain al sector energético. Para lograr este objetivo, se centran en definir casos de uso de blockchain, crear una plataforma de blockchain para el sector energético, incubar un ecosistema de partes interesadas y educar al público.[12]

La eficiencia energética es un imperativo para alcanzar los objetivos de ODS 7. Junto con la reducción de los precios de los sistemas de energía renovable y almacenamiento, las redes

[1] unstats.un.org

[2] trackingsdg7.esmap.org

[3] corporate.exxonmobil.com

[4] sustainabledevelopment.un.org

[5] unstats.un.org

[6] odyssee-mure.eu

[7] energiemagazin.at

[8] Ibid.

[9] siemens.com

[10] web.archive.org

[11] verbund.com

[12] greentechmedia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *