“Las prioridades que tengo ahora son muy distintas. Mas desafiantes”.

Me vi más mujer que niña en solo 4 meses. Al volver, nunca más les he pedido a mis padres que me rellenen un papel. Gestiono incluso mis propios gastos. Me siento muy orgullosa de mí misma. Ahora me quiero más. Y las prioridades que tengo ahora son muy distintas. Mas desafiantes. Paula Liñán

La Unión Europea, desde 1987, viene dinamizando cada vez con mayor éxito, el programa ERASMUS (European Region Action Scheme for the Mobility of University Student) o su traducción al castellano como Plan de Acción de la Comunidad Europea para la Movilidad de Estudiantes Universitarios

ERASMUS es el programa de la Unión Europea para apoyar el intercambio estudiantil de los jóvenes estudiantes y profesores del espacio económico europeo. Las diversas universidades de Europa participan de ello, activamente, todos los años. En Barcelona, una de las universidades más activas es la Universitat de Barcelona (UB), la cual a través de sus diversas facultades envían y recibe estudiantes y profesores bajo la tutela de este programa.

Entrevistamos a Paula Liñán, una joven talentosa catalana, activa participante de este programa, quien además lidera la gestión de los jóvenes ERASMUS de la Facultad de Economía y Empresa de UB.

 Paula, cuétanos un poco tu rol en esta posición que tienes en UB.

Actualmente además de ser estudiante del último año de Administración y Dirección de Empresas, estoy con una beca de colaboración asignada a la oficina de Relaciones Internacionales, la cual se encarga de los programas de movilidad entre estudiantes, así como el tema de las prácticas de la Facultad de Economía y Empresas. Me responsabilizo de recibir a los jóvenes que llegan a nuestra Facultad y despedir aquellos que ya han terminado su programa con nosotros. A los nuevos los apoyo con sus trámites, guiándolos, pero dejando que ellos mismos aprendan a desarrollar su actividad ya que uno de los objetivos es que estos jóvenes sean capaces de valerse por sí mismos, durante su periodo de intercambio. Y a los que culminan su jornada ERASMUS, les facilito su despedida y exploro los sentimientos y experiencias de cada uno de ellos para analizar el impacto del programa en sus vidas.

¿Hace cuánto tiempo que tienes este rol y hasta cuándo vas?

Este 1 de octubre ya cumplo un año. Si bien, cuando inicié solo me responsabilizaba de los estudiantes incoming , esto es aquellos que vienen a la UB, pero, hace poco, me hicieron más versátil. Me dieron la responsabilidad de atender también a los que se van (outgoing) y hacerles el acompañamiento necesario a ambos grupos de estudiantes. Culmino mi labor en febrero, cuando termine mi beca y luego continuaré con otro programa ERASMUS + Prácticas, por 3 meses más. Me estoy decidiendo dónde, pero estoy entre Dinamarca u Holanda.

Entiendo que tú también has sido ERASMUS, ¿Por qué decidiste ingresar a este programa?

Por mi carácter, al ser algo impulsiva, si algo me llama mucho la atención lo doy todo. Y si veo que es factible, me entrego a ello. Cuando me enteré de esta oportunidad me decidí a ir con todo. Hablé con mis padres y me ayudaron a seguir con ello. El apoyo de tus padres es fundamental. Al principio quise ir a Italia, pero al tener un buen nivel de inglés y querer potenciarlo me decidí por una universidad de Gran Bretaña (Oxford Brookes University )  que tiene un gran porcentaje de estudiantes internacionales.

¿Qué motivaciones tuviste para decidirte?

Siempre es bueno tener una experiencia fuera de tu país de origen. Te da un mayor horizonte y la oportunidad de tener un proceso intercultural más amplio. Sabía que esta experiencia de 4 meses en un contexto distinto al tuyo, donde tienes que ver todo por ti misma, me haría crecer y madurar personal y profesionalmente. Por otro lado, quería vivir la experiencia de estar sola conociendo nuevas personas, otros contextos y nuevas experiencias bajo mi propia responsabilidad.

¿Qué experiencia tuviste?  ¿Qué rescatas de este proceso?

Lo que más he logrado es el crecimiento personal. Esa experiencia me hizo madurar mucho. Yo era muy dependiente de todo mi entorno. El hecho de ir a un país distinto al tuyo, sola, donde tienes que ver todo desde los papeles para la beca, hacer las convalidaciones para el estudio, ir al banco a gestionar tu dinero, es complicado para una chica de 19 o 20 años que ha vivido siempre bajo la tutela de sus padres. A partir de esta experiencia vine otra persona muy grande e independiente. Quizás soy un poco más responsable. Aprender todo sola y tomar decisiones rápido te hace crecer, y profesionalmente amplía tus horizontes. Ves todo mucho más grande. Ves otros ángulos. Te ayuda a identificar mejor que cosa quieres hacer o qué empresa quieres montar. Me vi más mujer que niña en solo 4 meses. Al volver, nunca más les he pedido a mis padres que me rellenen un papel. Gestiono incluso mis propios gastos. Me siento muy orgullosa de mi misma. Ahora me quiero más. Y las prioridades que tengo ahora son muy distintas. Mas desafiantes.

Entrando a tu actual labor con los ERASMUS de Economía y Empresas, ¿Qué encuentras a los testimonios en las entrevistas? ¿Qué hallazgos tienes?

Mira. Hay de todo, de manera muy diversa. En cuanto a los que entran hay quienes vienes con todo y han cubierto todas sus necesidades, desde seguro, hasta contactos, sistemas de ayudas, los cursos y el hospedaje y transportes identificados. Pero también los hay aquellos que vienen a vivir la aventura y no se han preparado nada. Aquellos que suelen venir más por la fiesta que no han visto detalles importantes para quedarse tranquilos. Y mi trabajo es ayudar a ambos. Al haber estado al otro lado, como ERASMUS, reconozco lo que desean, necesitan, aspiran y temen. Allí estoy. Vienen a un sitio nuevo y necesitan ayuda. A veces no quieren preguntar, pero necesitan que todo esté hecho. Me identifico mucho con ellos. Lo que trato es que después que ellos terminen de hablar conmigo se sientan más tranquilos. Entonces se van sintiéndose apoyados, sabiendo lo que tienen que hacer, teniéndonos a nosotros como soporte. Algunas veces estar sola en un país que no es el tuyo puede causarte problemas emocionales que podrán ser complicados para la salud y la tranquilidad de los estudiantes. Nosotros estamos allí para ayudar.

¿Y los que se van?

Personalmente, a mí me dan mucho más entusiasmo y tengo más empatía con los que vienen. Pero es cierto es algo distinto. Encuentras también de todo, aquellos que tienen todo claro y saben qué van a hacer ahora después. Salen ilusionados con nuevas perspectivas. Teniendo mucho más claro en embarcarse en algo que realmente les gusta. Tú sabes que si trabajas en algo que te gusta hacer, no te supone un esfuerzo. Ellos salen muy claros con todo lo que tienen que hacer solos. Que es su responsabilidad absoluta a partir de ello. Su estadía en otro país solos los ha hecho mucho más independientes.

¿Y tú como llevas este proceso, personalmente? ¿Se requiere algún perfil específico para este rol?

Si creo que hay un perfil específico para realizar este rol de soporte. Debes ser muy sociable, con un alto espíritu de solidaridad y apoyo social. Esto es un trabajo altamente humano. Yo trato en todo momento de que los chicos se vayan contentos y se sientan apoyados. Me afecta mucho saber que a alguien no le he sido de mucha ayuda. Soy fuerte e independiente, pero soy muy emocional. Así que mi disposición por apoyar y ayudar está en mi gen. Se que hay momento de bajones en los chicos que podrían hacerlos claudicar y rendirse y quererse volver. Yo trato de evitarlo. En mi experiencia, por ejemplo, tuve un bajón que casi me hace claudicar, pero como soy también orgullosa me impuse a este desafío y culminé con éxito con mis 30 créditos aprobados y mejores notas que las que tenía aquí.

¿Qué le comentarías a los jóvenes indecisos o desinformados por ser parte de ERASMUS?

Primero de todo deben informarse. Todas las universidades tienen este tipo de departamentos, pero animo a los jóvenes que hagan búsquedas mayores, en internet, pregunten a amigos que hayan hecho ERASMUS: La Comisión Europea está bastante metida y emite boletines sobre ello. El otro tema es vencer el miedo, el terror, por ejemplo, con el idioma. O con la desinformación del lugar dónde quieren ir. El otro paso es tener un colchón económico para irte con algo adicional. Se debe tener un fondo que te sirva de apoyo en tu estancia allí. Si bien es cierto hay subvenciones y ayudas, uno debe procurarse un dinero adicional para gastos diversos. Otra cosa es buscar información sobre el tema cultural, sobre el lugar que te gustaría visitar. Que sitio te gusta más y simplemente informarte a profundidad sobre ello.  La peor de las experiencias que vivas te va a hacer dar un paso agigantado en tu vida personal. Recuerda que vas a conocer gente. Tendrás una conexión con ese destino para siempre que algún momento te será útil para tu vida personal y profesional. Te marca toda tu vida. Y ese sitio para ti es especial. Esa época para ti es única. Comidas, sabores, olores. Recuerdos. Es muy valioso hacerlo, por lo menos, una vez en tu vida.

¿Cuál es el número o porcentajes de jóvenes de la Facultad de Economía y Empresa que participan en ERASMUS?

En número gruesos, viene el doble de gente de la que se va. Recibimos alrededor de 500 estudiantes anuales y se van algo menos de 300. Ha ido creciendo gracias a la promoción que hacemos dentro de la universidad, para que tengan conocimiento que esto existe. Pero aún falta promoción. Vamos a mejorar aún más. Si bien es cierto nuestra ciudad llama mucho la atención a gente de fuera, por ello viene un buen número de estudiantes, nos falta aún promover más comunicación y sensibilización hacia los jóvenes para que salgan. A veces pienso que por cultura somos muy conformistas. Nos sentimos augusto en nuestra zona de confort y no tomamos muchos riesgos. Hay también mucha desinformación en los padres quienes tienen temores al respecto. Allí también debemos trabajar. Dado que esta facultad es la más grande de la UB en cuanto a número de estudiantes, podríamos deducir que mucha gente elige estos estudios por sus amplias posibilidades, ya que Empresa y Economía tiene muchas salidas profesionales, por lo que el perfil típico del estudiante es más cauto y de no asumir muchos riesgos. Entendemos que esta pueda ser una de las razones por las que tenemos más estudiantes Incoming que outgoing. También es cierto que existe otro perfil mucho más ambicioso y con la mente más abierta, quizás no tan abundante. El perfil de las personas importa mucho.

Lo que normalmente hacemos ver a nuestros estudiantes, por ejemplo, es que una persona que tenga un ADE además de un ERASMUS es una persona más valorada en el mercado laboral. Hay becas y ayudas que te lo harán fácil. Entonces a toda la gente que aún no se decide debemos promocionar mucho más para incrementar el número de estudiantes que salgan a esta experiencia. Hay muchas facilidades para ir.

Allí entremos, ¿qué facilidades tiene el joven para decidirse?

Hay muchos tipos de programas de movilidad. La gente solo tiene el ERASMUS en la cabeza y conoce poco de ello. Y cualquier programa de movilidad que tenga un convenio entre universidades puede ser complementario a tu ERASMUS. Aquí, en la oficina ayudamos a ello. Por ejemplo, si te vas a una universidad privada en Reino Unido, como la que yo elegí para mi intercambio, puede costar una matrícula de unos 20 mil euros anuales, pero el estudiante que se va de intercambio (a una universidad con convenio) no paga matrícula en la universidad extranjera. Paga su matrícula regular en su universidad.  Y luego allí, si vas con el programa ERASMUS, tienes una beca asegurada que puede llegar a 350 euros al mes. Incluso hay países que tienen soporte de sus propios gobiernos para estos programas que te dan residencias a costos bajos. Por otro lado, si tienes una media de 7.5, tienes un montón de becas a las que puedes aplicar. Yo conozco gente que se ha ido con 3 mil euros de distintas becas y ha regresado con dinero. Si eres bueno tienes más apoyo. Lo que se hace es sumar tipos de becas. Si no tienes una buena media, lo que debes hacer es elegir muy bien el destino, donde haya más apoyo gubernamental. Siempre te va a convenir. En Dinamarca, por ejemplo, te puedes encontrar una residencia por 250 euros al mes. Además, si estudias y trabajas allí, el gobierno además de tu sueldo, te da hasta 900 euros mensuales. Esto por solo ser estudiante y trabajador. En mi caso no hice esta investigación. Ahora que trabajo aquí, me estoy enterando de tantas oportunidades que me gustaría que los jóvenes conozcan.

 

¿Cuál sería tu recomendación final para promover que mucho más jóvenes sean ERASMUS?

Que no tengan miedo. Esto es una buena oportunidad que te va a cambiar la vida. Vas a querer seguir haciéndolo. Es una oportunidad que te ofrece la Universidad y debemos aprovecharlo. Después de todo, el riesgo está controlado. Vas a un lugar específico, con todas las facilidades a tu servicio. Siempre está la universidad donde vas, pendiente de tu seguridad y bienestar. Hay oficinas como la nuestra en todas las universidades que tienen coordinadores a tu servicio. El inglés, por otro lado, es importante pero no es un problema. Puedes ir incluso con el nivel B1 con el que sales de bachillerato, ya allí lo mejoras, Y los apoyos económicos, subvenciones y premios son tan diversos y amplios que, si eres un buen alumno, incluso puedes regresar con dinero, de las diversas becas que obtienes. La experiencia es inolvidable y la madurez que obtienes la regresar es incomparable si te quedas en ti zona de confort. Que se animen y pregunten que aquí es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *