La neurodiversidad desde Specialisterne: Más allá de la inclusión

Uno de los esfuerzos más desafiantes para promover la sostenibilidad es involucrar a todos, sin exclusión alguna, con respeto en la diversidad y con enfoque de derechos. Y para ello la voluntad de las personas y las instituciones, comprometidas en este proceso, son fundamentales. Entrevistamos a Francesc Sistach, Director General de SPECIALISTERNE España y Latam  para que nos comente cómo han venido trabajando este aspecto, en especial la gestión de la neurodiversidad.

Hay que romper muchas barreras y formar en diversidad a las empresas. Desde España lideramos el despliegue de nuestro modelo en el Sur de Europa y América Latina.

 ¿Cuál es el propósito central de su organización, en el marco de la diversidad y la inclusión social?

Specialisterne busca formar y dar una oportunidad laboral a las personas con autismo, Asperger y diagnósticos similares. Pero, yendo un poco más allá, buscamos que las empresas y la sociedad en general entiendan mejor estos diagnósticos y el concepto de neurodiversidad. Que comprendan que estas personas merecen como todas las demás ser incluidas en la sociedad y, además, que pueden hacerlo brillando en el mercado laboral, gracias a sus capacidades naturales que las hacen idóneas para algunas tareas administrativas o del sector informático, entre otras.

¿Cómo vienen desarrollando sus prácticas destinadas a la promoción de la inclusión y diversidad?

Specialisterne nació en 2004 en Dinamarca y de ahí se ha ido replicando, hasta llegar a toda una red de oficinas que ha realizado proyectos en más de 20 países. Hemos contribuido a que miles de personas con autismo tengan un trabajo, y hemos más que demostrado el valor que pueden aportar a las empresas.

Todo esto lo hemos conseguido con dos grandes áreas de actividad. De una parte, proporcionando formación técnica y sociolaboral a estas personas, así como apoyo de un coach laboral cuando inician su carrera profesional. De otra, ofreciendo a nuestros clientes –empresas de todo tipo– tanto servicios profesionales realizados por estas personas como proyectos de inclusión de la diversidad, con los que buscamos que estas empresas sean las que contraten directamente a estas personas y conozcan de primera mano el valor de la neurodiversidad.

¿Qué lecciones aprendidas han recogido durante sus pasadas prácticas y estrategias de inclusión y gestión de la diversidad?

Cada vez más, buscamos empresas comprometidas, dispuestas a apostar con fuerza por la diversidad y no solo por cumplir con cuotas y similares. Y la lección principal para todos es que cuando se enfoca así, cuando hay un esfuerzo y compromisos claros, los resultados son espectaculares, tanto desde el punto de vista económico como social. Las empresas no solo incluyen a personas neurodiversas, sino que sus equipos aprenden a gestionar la neurodiversidad y por generalización a trabajar mejor en equipo, a gestionar mejor equipos, etc.

¿Qué barreras o desafíos tienen para una mejor implementación de su misión empresarial?

Aún hay mucho desconocimiento sobre la diversidad -que muchas veces se asocia simplemente a la diversidad de género- y mucho miedo a incluir personas con algún tipo de diagnóstico. Y eso a pesar de los numerosos ejemplos que tenemos de clientes satisfechos (decenas en España, cientos en todo el mundo). También, nuestro modelo es económicamente muy costoso, debido a la formación y apoyo que prestamos y al gran esfuerzo de difusión que realizamos.

¿Cómo se vienen dando las políticas de inclusión y diversidad en España y en Cataluña? ¿Se necesita algo más o diferente?

Claramente sí. Hay que romper muchas barreras y formar en diversidad a las empresas. Desde España lideramos el despliegue de nuestro modelo en el Sur de Europa y América Latina, y eso nos ha permitido ver cómo de avanzados están en temas de diversidad en países como Italia o Brasil, donde “diversidad e inclusión” está en las agendas de todos los responsables de RRHH y donde es muy habitual tener reuniones con “Diversity Managers”.

En este sentido, animo a todas las empresas que aún no lo han hecho a pensar cuál podría ser su política de diversidad y qué les puede aportar. Al margen del valor social que puede tener, apostar por diversidad tiene un retorno económico, así que cualquier empresa debería estarse planteando qué proyecto de diversidad puede encajarle más.

¿Qué esperan de la ciudadanía y cómo está reaccionando a esta temática, durante los últimos años?

Esperamos receptividad para escuchar nuestro mensaje y, ¿por qué no?, que sean todos promotores de la diversidad e inclusión en las organizaciones en las que trabajan o en sus demandas a los políticos. Como decía antes, en España y Cataluña estamos por detrás de muchos otros países en este campo. Todos podemos contribuir a cambiarlo.

¿Cuáles son sus planes para el mediano plazo, como organización que apoya la diversidad y la inclusión social?

En España, queremos ampliar el abanico de personas con autismo a las que formamos y damos trabajando. Nacimos con la informática, luego añadimos tareas administrativas, y ya hemos hecho algún proyecto piloto con tareas más manuales. Pero nos queda mucho por hacer para poder ofrecer una oportunidad a muchas más personas. Specialisterne está asociada con Naciones Unidas y muy comprometida con sus ODS u Objetivos de Desarrollo Sostenible, concretamente con el 4, 8, 10 y 17. Cumpliendo con nuestra misión de divulgación de nuestro modelo, y con el objetivo 17, queremos cada vez más trabajar en red con otras organizaciones y en más países para replicar nuestro modelo y tener un gran impacto social a favor de las personas con autismo y Asperger.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *