Repsol registra unos ingresos netos de 1.466 millones de euros

El negocio Upstream (Exploración y Producción) registró un resultado de 864 millones de euros en los primeros nueve meses del año, en comparación con 1.015 mil millones en 2018, influenciado por los precios más bajos del crudo y el gas y las paradas de producción en Libia.

Repsol registró unos ingresos netos de 1.466 millones de euros en los primeros nueve meses del año, en comparación con 2.171 millones en el mismo período del año pasado. Las ganancias del año pasado incluyeron una ganancia de capital de 344 millones registrada por la venta, en mayo de 2018, de su participación en Naturgy (anteriormente Gas Natural SDG, SA). Además, la valoración de los inventarios de hidrocarburos que posee la compañía fue mayor entre enero y septiembre de 2018 debido a los mayores precios del crudo y el gas que este año, lo que representó un efecto de 329 millones de euros.

El ingreso neto ajustado, que mide específicamente el desempeño de los negocios de la compañía, ya que excluye el efecto antes mencionado de la valoración del inventario, fue de 1.637 millones de euros, en comparación con los 1.720 millones logrados entre enero y septiembre de 2018.

Repsol demostró su capacidad para generar valor y adaptación para lograr estos resultados en un contexto marcado por una caída en los precios de las materias primas en comparación con los registrados en 2018, en un entorno débil para la refinación y con la actividad en Libia suspendida durante parte del año.

En cuanto a las materias primas, el crudo Brent promedió 64,6 dólares por barril entre enero y septiembre, con una caída de más del 10% en comparación con el precio promedio en el mismo período en 2018. El crudo WTI tuvo un precio promedio 15% menor, 57,1 dólares por barril , mientras que el índice de referencia de gas Henry Hub se situó en un promedio de 2.7 dólares por MBtu, una caída del 7% en comparación con los primeros nueve meses de 2018.

En este contexto, la compañía continuó generando valor y aumentó su flujo de caja operativo en un 22% durante el año, a 4.074 millones de euros. En palabras del CEO de Repsol, Josu Jon Imaz, “el sólido desempeño del flujo de caja, en un entorno de mercado más débil, demuestra la solidez de nuestra estrategia”.

Esta fortaleza del flujo de caja y de los resultados de la compañía llevó al Consejo de Administración, en julio de este año, a acordar proponer a la próxima Junta General de Accionistas un aumento de la compensación de los accionistas a través de la amortización del 5% del capital social a diciembre 2018, que se agregará a las amortizaciones realizadas en conjunto con los diferentes dividendos de scrip.

La decisión se suma a la mejora de dividendos que, con un aumento anualizado del 8% con respecto a 2017, alcanzará 1 euro bruto por acción en 2020 bajo la fórmula de dividendos de scrip y la recompra correspondiente para evitar cualquier dilución.Upstream: descubrimiento importante en Indonesia e inicio de producción en Buckskin

El negocio Upstream (Exploración y Producción) registró un resultado de 864 millones de euros en los primeros nueve meses del año, en comparación con 1.015 mil millones en 2018, influenciado por los precios más bajos del crudo y el gas y las paradas de producción en Libia. Las medidas de eficiencia y digitalización establecidas por la empresa permitieron a la empresa adaptarse con éxito a este contexto y continuar generando valor.

La producción promedio en los primeros nueve meses del año fue de 702,000 barriles de petróleo equivalente por día (boe / d), en comparación con 713,000 boe / d en el mismo período del año anterior. Esta cifra de producción más baja se debió a las interrupciones temporales de la actividad en Libia, el trabajo de mantenimiento realizado en Trinidad y Tobago, la desinversión de Midcontinent (Estados Unidos) y la expiración de la licencia de Jambi Merang (Indonesia).

Durante el período, la compañía obtuvo nuevos barriles de la conexión de pozos en Marcellus y Eagle Ford (Estados Unidos), Duvernay (Canadá) y Akacias (Colombia), así como la adquisición de Mikkel y Visund (Noruega).

Esto se suma al inicio de la producción en Buckskin , un importante proyecto en el Golfo de México de los Estados Unidos, cuya producción en esta fase inicial ha alcanzado los 30,000 barriles de petróleo por día. Su inicio se logró meses antes de lo previsto y con una reducción de costos del 40% en comparación con el proyecto original.

Repsol perforó 17 pozos de exploración en los primeros nueve meses del año, nueve de los cuales fueron positivos. Tres aún están bajo evaluación.

Lo más destacado es el descubrimiento en el bloque Sakakemang, en Indonesia , considerado el mayor descubrimiento en tierra en todo el mundo en lo que va del año. Este es también el mayor descubrimiento de gas del país en los últimos 18 años, y los recursos recuperables se estiman preliminarmente en al menos dos billones de pies cúbicos (TCF), equivalentes a dos años de consumo en España.Downstream: internacionalización, innovación y crecimiento en energías renovables.

El negocio Downstream (Refinación, Químicos, Movilidad, Lubricantes, GLP, Comercialización, Venta al por mayor de gas y Repsol Electricidad y Gas) logró un resultado de 1.087 mil millones de euros, en línea con los 1.098 mil millones publicados entre enero y septiembre del año pasado. Las áreas de Química, Perú, Comercio y Movilidad mostraron un mejor desempeño, mientras que la unidad de refinación fue influenciada por un clima internacional adverso.

En Refinación, las paradas planificadas que se llevaron a cabo en las refinerías de Bilbao y A Coruña, con una inversión combinada de 112 millones de euros, se utilizaron para incorporar mejoras en tecnología, eficiencia energética y seguridad. En noviembre, en Puertollano, la compañía llevará a cabo el último cierre planificado del año para garantizar la máxima disponibilidad de sus instalaciones una vez que entre en vigor el nuevo reglamento internacional de combustible marino (IMO), el 1 de enero de 2020, que beneficiará a Repsol de forma competitiva.

La unidad de Químicos aumentó sus ganancias gracias principalmente a un aumento en las ventas y ganancias de las iniciativas de eficiencia implementadas en el negocio. Además, continuó desplegando su estrategia de diferenciación con el lanzamiento de nuevos productos, como los polímeros para la impresión 3D y las poliolefinas obtenidas del aceite de los residuos plásticos reciclados químicamente.

El área de Lubricantes avanzó su plan de crecimiento internacional después de firmar, a fines de septiembre, un acuerdo para adquirir el 40% de la compañía de lubricantes United Oil Company , que producirá y distribuirá la gama de productos Repsol en Singapur, Indonesia, Malasia y Vietnam. Este acuerdo permitirá a Repsol aumentar su presencia en el sudeste asiático, uno de los mercados de lubricantes más grandes y de mayor crecimiento en el mundo.
 

Nuevos hitos logrados en el negocio de electricidad y gas

En cuanto a la generación de electricidad, Repsol anunció, el 1 de julio, la incorporación a su cartera de tres nuevos proyectos de energía renovable , dos eólicos y uno solar, que, una vez desarrollados, representarán una capacidad combinada de aproximadamente 800 MW, con capacidad para producir suficiente electricidad para unos 650,000 hogares. Cuando estos proyectos comiencen a producir, en combinación con los de Valdesolar (Badajoz) y WindFloat (Portugal) , cuya instalación comenzó este mes, y sus activos actuales (2,952 MW), Repsol logrará el 90% de su generación estratégica de bajas emisiones. objetivo de capacidad de alrededor de 4.500 MW en 2025.

La compañía también continuó agregando clientes de electricidad y gas, por lo que actualmente cuenta con más de 965,000 clientes que se benefician de una oferta atractiva y única en el mercado, con soluciones digitales de vanguardia y ventajas exclusivas. Además, la electricidad vendida por la compañía está certificada como 100% baja en emisiones.

Repsol continuó innovando en movilidad, con proyectos de vanguardia que fortalecen la posición de la compañía como líder en la Península Ibérica. En este sentido, abrió los primeros dos puntos de carga ultrarrápidos de España para vehículos eléctricos, lo que permitirá recargar las baterías de los vehículos que soportan su potencia máxima en cinco a diez minutos, un tiempo similar al necesario para el reabastecimiento de combustible convencional. Uno de ellos, ubicado en Ugaldebieta (Vizcaya), tiene la estación de carga más poderosa de Europa.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *