Las principales firmas auditoras del mundo nuevamente en cuestión

Para algunos técnicos dividir a los auditores es vital para restaurar la confianza. El gobierno inglés necesita aprobar una legislación para permitir que la reforma suceda

La compañía de viajes Thomas Cook (ver en la imagen a ex empleados de Thomas Cook protestando por el colapso) siguió pagando dividendos a pesar de las crecientes pérdidas que tenían. Las compañías de auditorias están en cuestión, nuevamente, por esta flagrante complicidad.

“Si no puede confiar en los auditores, ¿en quién se puede confiar? La pregunta ha dominado la profesión de auditoría de Gran Bretaña desde el colapso financiero, y con una urgencia cada vez mayor después del colapso del subcontratista Carillion y una serie de escándalos contables. Sin confianza en las cuentas financieras de las empresas, no puede haber confianza en los negocios”, afirma el consejo editorial de Financial Times en una nota última.

La supervisión y los estándares tanto del sector corporativo como de las firmas de auditoria se han quedado corto y han dejado mucho que desear en cuanto a la calidad del proceso de auditoria, la cual es la base de la confianza en el sector.

En el centro de las preocupaciones se encuentran las cuatro grandes firmas de contabilidad que han disfrutado de un casi monopolio en la auditoría de las compañías más grandes que cotizan en bolsa con una participación de mercado del 97 por ciento.

El organismo de control de la competencia de Gran Bretaña, la Autoridad de Competencia y Mercados, finalmente presentó sus remedios en abril. La elección ha retrasado una decisión del gobierno sobre los planes, una de las muchas áreas de política que ha sido víctima del estancamiento político en Westminster.

Según Financial Times, los Cuatro Grandes están haciendo todo lo posible para evitar un cambio estructural radical. Es hora de actuar. La reforma está muy atrasada. El objetivo de los remedios es triple: reducir el posible conflicto de intereses entre las divisiones de auditoría y asesoramiento; para alentar una mayor competencia de las empresas retadores; y para mejorar la calidad de la auditoría en general. Según el sistema actual, las empresas de contabilidad pueden compartir las ganancias de sus actividades de consultoría con la división de auditoría, una práctica que en efecto permite que el trabajo de consultoría más rentable subsidie ​​de forma cruzada auditorías menos lucrativas.

La propuesta del organismo de control de la competencia, para que los Cuatro Grandes dividan sus brazos de auditoría y asesoramiento en operaciones separadas es, por lo tanto, bienvenida. La medida no llega a una división estructural en empresas independientes que sería perjudicial, complicada y requeriría mucho tiempo dada la naturaleza global del negocio. La industria ha respondido que una división conduciría a tarifas de auditoría más altas y podría disuadir a las personas de unirse a la profesión.

Hay poca evidencia para apoyar esto último, mientras que la perspectiva de tarifas más altas no debería ser un elemento disuasorio. Las tarifas más altas conducirían a una industria de auditoría mejor financiada y, en última instancia, deberían mejorar la calidad. Deloitte, el segundo contador más grande de Gran Bretaña, ha propuesto dar una última palabra sobre el pago de sus auditores a sus no ejecutivos para defenderse de una división forzada. Sin embargo, medir el resultado del trabajo de los auditores es difícil y el registro de no ejecutivos que desafían a los ejecutivos es irregular. Mejorar la competencia es otra área para la reforma.

Las propuestas bajo consideración de los ministros incluyen exigir a las grandes empresas que designen dos auditores, uno de fuera de los Cuatro Grandes. Duplicar la participación del auditor aumentaría los costos, pero proporcionaría un desafío adicional. Un límite en la participación de los Cuatro Grandes en el trabajo de auditoría también merece debate. Sin embargo, mejorar la calidad requiere más que un cambio estructural. Mucho se basa en una revisión ordenada por el gobierno por Donald Brydon, un ex presidente de la Bolsa de Londres, que se esperaba en enero.

El sistema seguirá siendo débil a menos que la auditoría se vuelva a conectar con su propósito original: proteger a los acreedores, empleados y accionistas contra el abuso de responsabilidad limitada. El Financial Times ha propuesto previamente repensar las reglas de contabilidad del valor razonable. Estos también deben ser subordinados a la ley que requiere que los auditores garanticen que las cifras presentan una imagen “verdadera y justa”. El colapso de Thomas Cook, que siguió pagando dividendos a pesar de las crecientes pérdidas, es un buen ejemplo. Las buenas auditorías son la base de los mercados fuertes. Por lo menos, el gobierno debe actuar rápidamente para poner nuevas medidas en la ley.

Tomado del artículo del FT publicado el día de hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *