La UNESCO declara Patrimonio de la Humanidad a la región de Erzgebirge

DW- Las Naciones Unidas, en la sesión celebrada en Bakú, han otorgado este estatus tanto a la región conocida en español como Montes Metálicos, en la frontera germano-checa, como al sistema de gestión del agua en Augsburgo.

La región de Erzgebirge, compartida por Alemania y la República Checa, es un “paisaje cultural montañoso único” y un centro de innovación minera, según anunció el sábado (06.07.2019) la UNESCO al incluir el área como Patrimonio de la Humanidad.

Los mineros han trabajado en las minas de plata de la cordillera Erzgebirge desde el siglo XII. También se extraía allí uranio radioactivo hasta entrada la década de 1990. La cordillera es conocida como el Krusnohori en checo, Ore Montains en inglés o Montes Metálicos, en español. Praga y Berlín presentaron conjuntamente a los funcionarios de la ONU la candidatura del lugar al estatus de Patrimonio de la Humanidad.

El área se enriqueció a través de la extracción de mineral y se fue convirtiendo en un centro para el estudio de la tecnología minera. El famoso especialista alemán Alexander von Humboldt estuvo entre los que estudiaron en la Escuela de Minas de Freiberg, fundada en 1765. Al graduarse, Humboldt ofreció una tesis sobre el drenaje de túneles mineros, solo uno de los muchos estudios que ayudaron a que la industria evolucionara.

“La zona sajona-bohemia de Erzgebirge ha servido como generadora de impulso para el desarrollo económico y social en las regiones mineras de todo el continente”, dijo la jefa de la Comisión alemana de la UNESCO, Maria Böhmer, después de que la organización concediera la solicitud. “Cuando los mineros formados ahí se trasladaban, los conocimientos adquiridos se exportaban con ellos. Las estructuras administrativas y los sistemas financieros que se establecieron en Erzgebirge tuvieron una influencia significativa en las explotaciones mineras de toda Europa”.

Preservar elementos importantes de la historia de la humanidad es una de las funciones de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). La titular del reciente Ministerio de Política Cultural Internacional de Alemania, Michelle Münterfering, dio la bienvenida a la noticia y dijo que la hacía un testimonio importante sobre los “estrechos vínculos entre nuestros dos países”.

También el sábado, los funcionarios de la ONU reconocieron como Patrimonio de la Humanidad el sistema medieval de gestión de agua de Augsburgo. A lo largo de los siglos, la ciudad bávara fue agregando fuentes, acueductos, pozos y torres de almacenamiento de agua para formar un sistema de suministro único. Hoy en día, la red consta de 22 elementos distintos que recorren 700 años de historia de la ciudad.

Son los dos nuevos sitios alemanes reconocidos como Patrimonio de la Humanidad. Menos suerte ha tenido la candidatura del “Danubio-Limes”, las “Fronteras del Imperio Romano” a lo largo del Danuvio, un sistema de fortificaciones que se distribuyen a las orillas de ese río a su paso por Alemania, Austria, Eslovaquia y Hungría.

El organismo de la ONU se está reuniendo en la capital de Azerbaiyán, Bakú, para examinar 36 nominaciones para la lista de sitios del Patrimonio Mundial. La sesión está programada para durar hasta el 10 de julio. Ayer, los funcionarios de la ONU concedieron el estado de protección a la antigua ciudad de Babilonia, por ejemplo. Otros sitios reconocidos por la UNESCO incluyen Jaipur, en la India, conocida como la “ciudad rosa”, el monumental complejo de templos de Bagan, en Birmania (Myanmar), las ruinas de la ciudad de Liangzhu en China y la llanura de Jars ubicada en el centro de Laos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *